Anotaciones del III Seminario Técnico Agronómico

Cecidomido, por Tomás CabelloDurante esta mañana se ha debatido en Almería la situación y las perspectivas del control biológico en la provincia, en el marco del “III Seminario Técnico Agronómico”. A pesar de que el acto se había trasladado al salón de actos de Cajamar (más amplio), por el interés que despertaba el tema a tratar, las previsiones se han superado, llegando a los 340 asistentes, algunos de ellos han tenido que permanecer de pie. Así que felicidades a los organizadores del Seminario🙂

Lidia Lara, de Coexphal, ha presentado los datos aportados por los técnicos de las 31 empresas en las que se ha llevado a cabo control biológico bajo plástico en toda la provincia. Llama la atención que el en 100% de los 44 invernaderos de judía y pepino bajo control biológico, no se haya tenido que hacer uso de plaguicidas químicos para controlar las plagas. Respecto a los cultivos de tomate y de calabacín, en el 3% de las fincas fue necesaria la intervención química con productos incompatibles con los enemigos naturales, por la infestación puntual de algunas plagas, y en berenjena (61 invernaderos) y pimiento (530 invernaderos) se alcanzaron niveles de éxito del 88 y del 84,7% respectivamente.

Spodoptera exigua afectada por el virus de la polihedrosis nuclear, NPVSeEl caso del pimiento (por la cantidad de invernaderos con control biológico puestos en marcha) es un buen ejemplo para ilustrar las causas más diversas que obligaron a realizar tratamientos químicos en 81 de los 530 invernaderos bajo control biológico. Los residuos del invernadero (con un 40%) y la deriva de productos químicos provenientes de fincas vecinas (con un 12%), fueron las causas principales que provocaron el abandono, por evitar el establecimiento de los enemigos naturales en el cultivo. Después, está la incidencia de altos niveles de plagas (trips, mosca blanca, y araña blanca) y TSWV, que los auxiliares instalados no pudieron hacer frente, o un 8% de causas desconocidas. Por cierto, al contrario que en otras campañas, la Spodoptera exigua no estuvo tan presente, y en ninguno de los 530 invernaderos con control biológico con pimiento, fue causa de abandono.

Posteriormente, Jesús Villalobos (del Dpto. Técnico de CABASC, afincada en una zona de producción concentrada en El Ejido) comentó que habían obtenido un 100% de efectividad en el control biológico (con 38 hectáreas en total) en judía y berenjena, y un 91% en pimiento (también con problemas de incidencia puntual de plagas y deriva). Por otro lado, Isidoro Carricondo (del Dpto. Técnico de CASUR) mostró los resultados obtenidos en sus 15 hectáreas de control biológico en tomate, con buenos resultados pero bastantes problemas para controlar la mosca.

Swirskii, © AgroinformaciónEn la mesa redonda participaron Federico García (Syngenta Bioline), José Eduardo Belda (Koppert), Jorge Hernández (Biobest), Enric Vilá (Agrobío), José Manuel Doña (Saniveg), Jan Van der Blom (Coexphal) y Juan Carlos Gázquez (Fundación Cajamar). Se trataron cinco temas principales: La utilización de Nesidiocoris en tomate contra mosca blanca, utilizando plantas reservorio, los problemas de funcionamiento de las especies de Diglyphus durante esta campaña para controlar los minadores, la utilización de nemátodos entomopatógenos, la implantación de plantas reservorio para parasitoides de pulgón y el manejo biológico de los cultivos intermedios, entre febrero y mayo, que a pesar de contar con un corto periodo de tiempo para su implantación, ha obtenido buenas experiencias previas, aunque no consta con protocolos en el programa nacional de control de los insectos vectores de los virus de los cultivos hortícolas.

La conclusión general es que en esta campaña se han conseguido muy buenos resultados. Gran parte del mérito es la capacidad que van desarrollando los técnicos para identificar rápidamente los problemas que surgen durante el control biológico, y tomar decisiones oportunas que permitan una adecuada distribución de los enemigos naturales en el espacio y en el tiempo. Además, los agricultores se implican más en el proceso, comparten su importancia, y son capaces de soportar ciertos niveles de presencia de plagas en sus invernaderos, mientras los enemigos naturales hacen su trabajo, sin interrumpir este ciclo con tratamientos químicos agresivos. La formación y la implicación de los agricultores es vital, ya que muchas voces alertan de una posible falta de técnicos especializados cuándo la aplicación de métodos biológicos comience a extenderse.

ParasitoideEl buen comportamiento de algunos enemigos naturales, como el orius o el swirskii, ayuda a la implantación de la lucha biológica. Sin embargo, se hace necesaria la búsqueda e investigación de fauna auxiliar autóctona que pueda actuar en condiciones más amplias, en algunos cultivos que no presentan soluciones biológicas para algunas plagas, en ciclos de cultivos intermedios o que sean capaces de implantarse rápidamente contra algunas plagas de alta incidencia cómo la mosca blanca.

Aunque ninguno de lo resprentantes de las casas comerciales presentes en la mesa redonda (Syngenta, Koppert, Biobest, Agrobío, Saniveg y Certis) mostraron preocupación al respecto, el suministro de enemigos naturales podría llegar a ser un problema. Cubrir las entre 4.000 y 5.000 hectáreas que se preveen para lucha biológica el próximo año no va a ser nada fácil, sobre todo después de los buenos resultados de este año.

Se trata, por lo tanto de un reto interesante para todo el sector:
Para las administraciones públicas, que tienen la obligación de invertir en la implantación del control biológico bajo plástico, y colaborar en todas las actividades que lo promuevan.
Para los investigadores, que deben contar con fondos para ampliar sus estudios de la fauna auxiliar autóctona, que nos conduzcan a obtener enemigos naturales más específicos que utilizar bajo las condiciones del campo hortícola almeriense.
Para las empresas que comercializan enemigos naturales, que se enfrentan al reto de diversificar su oferta y cubrir una demanda cada vez más exigente, cumpliendo los estándares de calidad y atención profesional.
Para los técnicos, que precisan controlar todos los aspectos del control biológico, sobre todo la interacción de los enemigos naturales entre sí, con las plagas, las condiciones ambientales, y un tratamiento químico respetuoso.
Para las asociaciones agrícolas, las cooperativas, etc., que deben contribuir a la formación de técnicos y agricultores, aumentar las expectativas del control biológico, y buscar un mercado apetecible para los productos de calidad que surgirán de estos métodos de cultivo.
Y sobre todo, es un reto apropiado para la mayoría de los agricultores, que emprenden un arriesgada apuesta por un método de cultivo que implica un cambio de mentalidad arraigado durante más de 20 años.

5 Comments

  1. Dr. Alfonso Pescador
    Posted 16 enero 2007 at 21:27 | Permalink

    Soy profesor-investigador de la Universidad de Colima, México. Mi grupo de trabajo en esta universidad se
    avoca a la investigación de varios agentes de control biológico de plagas; en particular entomopatógenos,
    nematodos y depredadores, sin embargo no hemos avanzado mucho en el aspecto de extensionismo. Encuentro
    su página muy interesante por la cantidad e aplicaciones y problemas que estan enfrentando. En México no
    contamos con información sobre control biológico en invernaderos pero suponemos que ya se está aplicando
    este tipo de control de plagas.

    Atte.
    Alfonso Pescador-Rubio
    Centro Universitario de Investigación y Desarrollo Agropecuario
    Universidad de Colima
    Colima, México.

  2. Posted 16 enero 2007 at 21:57 | Permalink

    Es un placer recibir su visita y serle de ayuda, profesor.

    En España, en cultivos intensivos bajo plástico, lo que más se está llevando acabo es el “Control Integrado” (ignoro cómo lo denominan allí): la lucha contra plagas combinando métodos físicos, culturales, biológicos (enemigos naturales) y químicos (plaguicidas siempre respetuosos con la fauna auxiliar), cuyo objetivo es mantener las plagas bajo un nivel en el que no causen daños económicos.

    La lucha biológica pura bajo plástico está restringida a zonas del país dónde la presión de las plagas es muy inferior a la que se mantiene sobre Almería, así que en este aspecto también aquí avanzamos despacio, pero a paso seguro. Sin duda, el futuro de la exportación hortícola pasa por aquí.

    Precisamente, dentro de unas semanas recibiremos en la Universidad de Almería la visita de un colega suyo de México, durante una estancia de 6 meses, también interesado en el tema del control biológico de plagas, con lo que aprovecharemos para intercambiar impresiones.

    Un cordial saludo.
    Alejandro Torres Ruiz.
    Entomología Agrícola.
    Universidad de Almería.

  3. nicanor andres castr
    Posted 9 marzo 2007 at 20:21 | Permalink

    este simpocio nos muestra la importancia de conoser mas eserca del tomate sus cuidados y el de otras verduras.

  4. Sayda Valdivia
    Posted 30 mayo 2007 at 15:51 | Permalink

    Gracias por la información del simposio es de gran importancia para los profesionales del agro y los productores .
    Este articulo es muy bueno me ha interesado mucho porque trabajo en el área de investigacián en una empresa que cultiva Chile dulce en condiciones controlada (Hidroponía). Me gustaria me envien mas informacion a mi correo.

    Gracias.

    • Posted 5 febrero 2010 at 17:14 | Permalink

      Hola Sayda
      Mi experiencia sobre control de plagas con insectos auxiliares en picante es que según la variedad pueden establecerse más lentamente en general ó incluso no llegar a hacerlo en particular por el caso de los orius para controla el trips. Hay que basarse más en la introducción de ácaros para el control de ácaros.

      un saludo,

      José Manuel Doña,
      SANIVEG


Escribe un comentario