3 de diciembre: Día Mundial del No Uso de Plaguicidas

El 3 de diciembre de 1984, la planta de la empresa de agroquímicos de Union Carbide de Bhopal dejó escapar 40 toneladas de productos químicos en este pueblo de la India. Se produjeron 2.500 muertes inmediatas tras el desastre, y 8.000 más tres días después. La Campaña Internacional para la Justicia en Bhopal calcula que cerca de 20.000 personas murieron a causa del accidente y entre 120.000 y 150.000 “han sufrido enfermedades crónicas, incluyendo infecciones respiratorias, desórdenes ginecológicos, cánceres y daños neurológicos.”

La Oficina Central de Investigaciones de India reveló en 1987 que el desastre del gas había sido el resultado de una decisión deliberada tomada por Anderson, que era el director general de Union Carbide en 1984, para reducir la seguridad y los sistemas de alarma en la factoría de Bophal, con el fin de disminuir los costes. En base a estos hechos, el Tribunal Superior de Justicia emitió una orden de arresto en 1992. Anderson ha evitado la extradición protegiéndose en Estados Unidos y se ha negado a comparecer ante la corte india. La Dow Chemical acabó comprando la Union Carbide en 2001, y se ha negado a asumir ninguna indemnización.

Es curioso. El 3 de diciembre se celebró el Día Mundial del No Uso de Plaguicidas, y no escuché noticia alguna en la radio, ni en la televisión, ni me encontré con referencias en mi uso diario de la Red. En cambio, cuándo me enteré hace unos días y revisé las noticias en Internet, sólo los medios informativos en América Latina hacía eco prodigioso de la noticia. Y no es para menos: “De acuerdo al programa de vigilancia epidemiológica de los Ministerios de Salud y de la a la Organización Panamericana de la Salud en 7 países de Centroamérica señala que cada año 400.000 personas se intoxican por plaguicidas. Mientras, en el Cono Sur sólo en Brasil se estima que ocurren alrededor de 300.000 casos al año”.

Este día mundial en realidad no es oficial, ya que fue establecido por las 400 organizaciones miembros de la Red de Acción en Plaguicidas, PAN Internacional, en 60 países, después del desastre de Bhopal. Sin embargo, pasa desapercibido, a pesar de que la OMS ha señalado que unos 50.000 niños de entre 0 y 14 años mueren cada año en el mundo a causa de intoxicaciones involuntarias. y que 40.000 agricultores mueren en el mundo anualmente por intoxicaciones con plaguicidas, de un total de más de 3 millones de casos registrados.

Está además el efecto en el medio ambiente, dónde perviven las materias activas más tóxicas y peligrosas, su incorporación a la cadena trófica, la aparición de resistencias en las plagas, la erradicación de la fauna auxiliar… Todo, por supuesto, relacionado con el uso indiscriminado de los productos fitosanitarios, que puede evitarse concienciando a las administraciones de lo imprescindible que resulta la educación de los aplicadores en su manejo. Esta formación debe estar dedicada a protegerse durante su aplicación, y a aprender a utilizar los agroquímicos responsablemente.

En 2007 se espera que entre en vigor el Registro, Evaluación y Autorización de Sustancias Químicas (REACH) es un reglamento europeo que establece un nuevo marco normativo que afecta a la salud laboral, al medio ambiente y la salud pública. REACH parte de la base de que no hay información suficiente sobre las 100.000 sustancias químicas que se comercializan actualmente en Europa; no se sabe el riesgo químico que suponen. Así que este reglamento establece plazos de tres, seis, y once años, según sustancias, para que la industria suministre esa información, asumiendo los costes de los análisis.

Amplíalo | Red de Acción en Plaguicidas y sus Alternativas para América Latina | International Campaign for justice in Bhopal

Escribe un comentario